Mi experiencia Vipassanā

Vipassanā (que significa ver las cosas como son) es una método de meditación que tiene más de 2500 años de antigüedad y que fue recuperada en India por S.N. Goenka. Consiste en 10 días de silencio en uno de los centros Dhamma que hay repartidos por el mundo. Durante estos 10 días no debe haber ningún tipo de comunicación verbal o no verbal entre los que realizan la meditación. El centro Dhamma se ocupa de todo: de dar alojamiento, comida y todas las necesidades básicas. Durante 10 días se vive como un monje: con lo suficiente, pero nada más. El objetivo es simplificarlo todo al máximo, de forma que las perturbaciones externas sean mínimas y se pueda aprovechar el tiempo de meditación al completo. Hay centros repartidos a lo ancho y algo del mundo, funciona a modo de donativo (y solo los que han finalizado la meditación de 10 días pueden donar).

Realicé la meditación en el centro Dhamma Arunachala, al pie de la montaña sagrada en Tiruvannamalai (India). Desde que Mélanie hizo su meditación en 2016 en el sur de Francia, tenía curiosidad y cierto miedo, ya que se contaban historias de gente que se volvía loca o bien de lo mal que se podía llegar a pasar a pesar de que al final todo el mundo explicaba que al cabo de los 10 días estaban felices, cambiados y con ganas de volver a repetir otra vez en el futuro.

Días 1 – 4

La primera noche, a las 9, empieza el silencio. Es un momento de miedo, de excitación: la meditación comienza. Estamos sentados en una gran sala: hombres a un lado, mujeres al otro lado (no hay contacto entre hombres y mujeres más allá de esta sala). Mr. Goenka habla:

Observad vuestra respiración. No la forcéis. No la cambiéis. Observad cada inspiración y expiración. Sed conscientes de cada inspiración y de cada expiración.

Y durante 4 días debemos ser conscientes de cada inspiración y expiración, no hay nada más que hacer. 4 días en los que vamos a ir cambiando de posición, con dolores de espalda, con una mente que se dispersa y que hay que traer de vuelta a la observación de la respiración. Saber de qué agujero de la nariz estamos inspirando más o menos, notando el aire que entra y sale en la comisura de los labios. Volviendo continuamente al instante presente, a lo único que pase lo que pase está ahí, recordándonos este momento: la respiración.

Días 4 – 10

El método Vipasana empieza el día 4. No quiero avanzar nada a aquellos que van a realizar la meditación, pero básicamente se trata de observar y escanear cada rincón de nuestro cuerpo. Los primeros 4 días sirven para centrar la mente, para ser capaces de enfocar nuestra atención en un área, en un punto y quedarnos ahí. Afilamos nuestra mente para luego poder enfocarnos en áreas cada vez más pequeñas de nuestro cuerpo  y seguir así con cada etapa de la meditación.

El programa de cada día

  • Levantarse cada día a las 4h de la mañana
  • A las 4h30 empezamos con 2 horas de meditación
  • A las 6h30 desayunamos
  • A las 8h empezamos 3 horas de meditación
  • A las 11h comemos
  • A las 13h empezamos 4 horas de meditación
  • A las 17h tenemos un pequeño té y una fruta o una pequeña cosa que comer
  • A las 18h empezamos 1 hora  de meditación
  • A las 19h vemos un vídeo de 1 hora donde Goenka nos va explicando cosas del método Vipasana. Cada día me encantaba cuando llegaba este momento: Day 1 is over, 9 more days are left
  • A las 20h30 hacíamos 30 minutos de meditación
  • A las 21h nos íbamos a dormir

El cambio que produjo en mí

El cambio que produjo en mí esta meditación fue sutil, pero profundo. 10 días de silencio, enfocando la mente en el cuerpo y la respiración y haciendo vida de monje (aunque hay que decir que comíamos como reyes, no en cantidad sino en calidad), esto calma la mente. Me permitió llegar a estados que durante la meditación casi me parecía normal, pero que ahora mirando atrás me doy cuenta de que me es imposible alcanzar en mi día a día. Durante 10 días vi las cosas claras: medité, pero mi mente también divagó y empecé a poder hacer cosas que normalmente me es imposible: imaginar mi casa, mi futuro, ver claro qué es lo que quiero y lo que no quiero en la vida.

Pararlo todo 10 días da claridad: podemos ver qué es importante en nuestra vida, podemos ver nuestro camino.

Entendí y asimilé en profundidad los 8 limbos del yoga de Patanjali:

  • Yama y Niyama son necesarios para eliminar todas las perturbaciones de nuestra vida diaria en nuestra cabeza. Si no seguimos estos principios, conseguir estabilizar la mente es mucho más difícil o es simplemente imposible.
  • Asana es necesario porque sin un físico en forma, estar sentado en posición meditativa 10h por día es muy complicado. Si practicamos asana, nuestro cuerpo estará listo para sentarse y meditar por horas
  • Pranayama es el control del flujo energético a través de la respiración. En Vipasana no existe control, solo observación.
  • Pratyahara es simplemente la vuelta de los sentidos al interior, el control de los sentidos. Debemos ser capaces de no ser disturbados por todos los agentes externos a nuestro cuerpo que nos llegan a través de los sentidos.
  • Dharana es la concentración en un objeto, en un punto o simplemente en cualquier cosa, pero una sola cosa. En Vipasana este objeto es inicialmente la respiración, y luego partes cada vez más pequeñas del cuerpo.
  • Dhyana, la meditación a la que se llega a través de dharana.
  • Samadhi, el estado de plena consciencia, de comunión con el todo. Ese es en realidad el objetivo de esta meditación.

Vipasana es para todos. Todo el mundo debería hacerlo. Los efectos beneficiosos de esta meditación han sido estudiados, y parece que existen indicios reales de los cambios que esta meditación produce en la gente. Pero más allá de cualquier estudio, os recomiendo realizarla vosotros/as mismos/as: es una paso hacia la evolución personal, el crecimiento interior y, sobre todo, hacia la autorealización.

Vipasana en España

España tiene varios centros Vipasana. Si estás interesado/a, debes acudir al listado de cursos y buscar en España. Hay varios tipos, pero está bien comenzar por los 10 días. Para la inscripción hay toda una serie de preguntas a responder. Hay mucha gente que se apunta para hacer la meditación (recuerdo que está basada en donativo que solo puedes hacer después de haber meditado los 10 días), y es posible que no consigáis entrar ni a la primera ni a la segunda. Pero no dejéis de insistir, porque merece la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *