La respiración I – Generalidades

La respiración forma parte de la función de nutrición y eliminación. Las estructuras y funciones de los aparatos respiratorio y circulatorio están estrechamente relacionadas. El ajuste en el flujo de uno de ellos afecta directamente al otro.

Es una función vegetativa. Es decir, no está controlada por el córtex cerebral y se mantiene activa mientras dormimos. También puede convertirse en una función voluntaria.

El Yoga permite de hacer que la respiración sea consciente de forma momentánea. Este espacio de tiempo de respiración consciente será suficiente para modificar el automatismo del centro respiratorio que es un verdadero condicionamiento.

La respiración es un dominio donde, dependiendo de la técnica, existen reglas que no tienen un fundamente real: algunos prefieren utilizar la inspiración para instalarse en una postura, otros van a privilegiar la expiración. A menudo se nos dice que para respirar bien, hay que respirar con el vientre. En otros lugares nos dirán lo contrario.

Lo que podemos decir con seguridad es que existen 2 grandes tipos de gestos respiratorios:

  • Los que utilizan las costillas, las abren al inspirar y las cierran al expirar
  • Los que utilizan la pared abdominal: el vientre se expande en la inspiración y se contrae con la expiración

Estos dos tipos de respiración corresponden a dos formas fundamentalmente diferentes de movilizar los pulmones.

Se pueden combinar y mezclar de todas las formas, cosa que dará diferentes tipos de respiración.

No existe una forma buena o mala de respirar

En cualquier caso, la respiración es la clave más importante de numerosas técnicas en psicoterapia y especialmente en el Yoga.

En el Yoga, las reglas siguientes deben respetarse:

  • Hay que instalar una respiración de calidad, lenta, regular, amplia y silenciosa
  • La inspiración debe hacerse siempre por la nariz, ella filtra y calienta el aire. La corriente de aire estimula las terminaciones nerviosas que controlan el diafragma y activa la hipófisis, que es el principal regulador de nuestro sistema endocrino.
  • Hay que tomar consciencia de la apnea: parada respiratoria entre la inspiración y la expiración (o a la inversa). Esta parada respiratoria se puede realizar de dos maneras: en suspensión (sukha) o en retención (sthira).
  • Siempre que sea posible, hay que comenzar por una expiración (con la idea de vaciar al máximo para poder recibir al máximo)

Nota: Imagen tomada de baldomirsicologa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *