La leyenda del origen de Patañjali

A Patañjali se le considera como el autor de los Yoga Sutras, pero lo que se sabe de él y de sus orígenes proviene prácticamente todo de mitos y leyendas.

Con respecto a su nombre, Pata significa «caído [del cielo]» y añjali describe el gesto de plegaria de las manos juntas por las palmas. Por eso lo llamamos saludo Namasté o bien Anjali Mudra.

El mito (versión de B.K.S. Iyengar)

Se dice que Vishnu estaba sentado en su sofá junto con su sirviente Adisesa (el señor de las serpientes) observando la encantadora danza (tandava nrtya) del Señor Shiva. Vishnu estaba tan absorto en los movimientos del baile que su cuerpo comenzó a vibrar al ritmo de la danza de Shiva. Esta vibración lo hizo cada vez más pesado y le causó una incomodidad muy grande a Adisesa, que se sentía a punto de colapsar, jadeando por respirar. Tan pronto como el baile llegó a su fin, el cuerpo de Vishnu se volvió a aligerar.

Adisesa se asombró tanto con esta repentina transformación que le preguntó a su maestro sobre la causa de estos cambios tan impresionantes. Vishnu explicó que la gracia, la belleza, la majestuosidad y la grandeza de  Shiva habían creado una vibración en él al que se correspondía con el cuerpo de Shiva. Asombrado por esto, Adisesa le transmitió el deseo de aprender a bailar de la misma manera para poder así inspirar a su Señor.

Vishnu predijo que pronto Shiva daría la gracia a Adisesa de nacer en el mundo mortal y escribir un comentario sobre la gramática del Sánscrito y en ese momento también podría dedicarse a la perfección en el arte de la danza (nrtya). Adisesa se llenó de alegría con estas palabras y esperaba la gracia de Shiva. Luego comenzó a meditar para descubrir quién sería su madre prevista. Mientras meditaba, tuvo la visión de una mujer adepta al yoga y un asceta (una yogini y tapasvini), Gonika, que oraba por un hijo digno a quien pudiera impartir su conocimiento y sabiduría. Se dio cuenta de que ella sería una madre digna para él y esperó el momento propicio para convertirse en su hijo.

Gonika, pensando que su vida terrenal se acercaba a su fin, había buscado un hijo digno a quien ella pudiera transmitirle su conocimiento. Pero no había encontrado a nadie. Cuando terminó su penitencia, miró al Dios Sol y le rogó que cumpliera su deseo. Tomó un puñado de agua, como oblación final a Él, cerró los ojos y meditó al Sol. Abrió los ojos y miró sus palmas cuando estaba a punto de ofrecer el agua. Para su sorpresa, vio una pequeña serpiente moviéndose en sus palmas que pronto tomó forma humana. Este pequeño humano se postró ante la yogini Gonika y le pidió que lo aceptara como su hijo. Ella lo llamó Patanjali (caído [del cielo] y Anjali significa palmas dobladas en oración).

Así es como se dice que el sabio Patañjali vino a este mundo mortal.

योगश्चित्तवृत्तिनिरोध - Profesor de Yoga RYS 200H por la escuela Santhi Yoga Teacher Training Institute en Trivandrum (India) y por la École National des Professeurs de Yoga (Francia, formación de 3 años)
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *