El cuento de la vaca

Ayer vi un capítulo de «Merlí», una serie catalana muy recomendable. En ese capítulo cuentan la historia de la vaca:

Una vez, un maestro y su discípulo caminaban de noche por una senda muy oscura. Después de unas horas, vislumbraron la luz de una casa y se dirigieron hacia ella. Al llegar, vieron que se trataba de una casa muy pobre: con suciedad alrededor, un campo sin cultivar y también una pequeña cerca con una vaca dentro.

En aquella casa vivían diez personas: el padre, la madre, cuatro hijos y los abuelos. Todos vestidos con ropa rota y sucia, signos de una pobreza reinante. El padre les explicó que gracias a la leche que les daba la vaca podían obtener dinero de su venta y así ir ‘sobreviviendo’. El discípulo pensó para si mismo ‘¡Menos mal que tienen la vaca!’

El maestro y el discípulo durmieron con la familia, entre el desorden y la suciedad. Se levantaron pronto y antes que nadie y partieron sin hacer ningún ruido ni despertar a nadie. Al salir de la casa, el maestro le dijo al discípulo:

– Mi siguiente enseñanza para ti es la siguiente: llévate esta vaca y mátala tirándola por un precipicio.

El discípulo estaba contrariado. ¿Cómo iba a matar a la única fuente de ingresos que tenía esa familia? Pero todo discípulo está dedicado a su maestro y sigue todo lo que su maestro dice. Así que se llevó a la vaca y la dejó caer por un precipicio.

Los años pasaron.

El discípulo volvió a la casa de la pobre familia. Pero esta vez vio algo distinto: el huerto estaba bien mantenido y con muchas verduras; la casa estaba reformada, arreglada, con un aspecto muy diferente. Los miembros de la familia salieron a recibirlo, vestidos con ropas de calidad y limpias.

La madre explicó que hacía unos años alguien mató a su vaca tirándola por un precipicio. A partir de eso momento no tuvieron más remedio que buscar otras maneras de subsistir y seguir adelante sin ella. Así que empezaron a aprender cosas nuevas, plantar su huerto, buscar otras formas de avanzar. Es como si la muerte de la vaca hubiese sido realmente el inicio de una vida mejor y llena de oportunidades.

De vuelta a la ciudad, el discípulo se encontró con su maestro relatándole toda la historia. El maestro explicó:

‘La vaca era una cadena que tenía aquella familia atada a una vida de conformismo y mediocridad. Al dejar de tenerla no tuvieron más remedio que esforzarse para conseguir alguna cosa más’»

¿Cuál es vuestra vaca?’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *